Experimenta

Está claro que a veces no tenemos tiempo para experimentar demasiado con los proyectos, bien por el plazo de entrega o porque el presupuesto no nos lo permite. Si este es el caso yo siempre recomiendo que escojas una composición correcta y unos colores que funcionen, que estén dentro de tu paleta habitual o que encajen con los colores de la marca o el concepto a comunicar. Pero cuando es un proyecto personal, o dispones de tiempo, medios o un presupuesto que te deja el camino libre para ello experimenta, siempre hay algo dentro de ti que te dirá cuando has llegado a lo que estabas buscando.

La semana pasada hice una ilustración como homenaje a John Lennon, utilicé unos colores con los que me sentía cómoda y me basé en una conocida fotografía del artista. Quería seguir probando, pero no tenía más tiempo, era un trabajo personal pero había “fecha de entrega”, ese mismo día 8 de diciembre, pero unos días después seguí probando, aquí os cuento el proceso…

Imagen 01:
Esta es la imagen final que subí y compartí en las redes sociales.

Imagen 02:
Había estado probando incorporar un poco de texto, la letra de “Imagine”, pero no encontraba la composición ni el color adecuados. (Falta de tiempo).

Imagen 03:
Probando colores y posiciones noté que el color azul me gustaba más que todos los demás y que la superposición con las letras en blanco era muy llamativa.

Imagen 04:
Con lo que cambié el color a toda la figura, en azules, azul-gris. El conjunto me gusta más ahora, también he quitado algunos detalles de la cara de John.

Imagen 05:
Después de cambiar la posición de la letra por la figura decido ponerla en el brazo, y repetirla, ahora toca ver los colores.

Imagen 06:
Quiero que el texto principal sea el de la camiseta “New York City” y que por tanto el otro no le quite protagonismo.

Imagen 07:
Finalmente esta es la imagen, he cambiado colores, probado composición para integrar la letra de la canción más representativa de Lennon, pero sin que le quite protagonismo al conjunto.
Y esto es todo, experimenta siempre que puedas hasta llegar a esa imagen con la que sientas ese “ya está, esto es lo que buscaba”, sobre todo si dispones de tiempo y el cliente no se pone en modo “¿Puedes ponerme esto en rojo y todo en mayúsculas?”, seguro que sabéis de lo que hablo…

Nos leemos 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *